Los perros en verano

La naturopatía, los perros y el verano

Blava, bordercollie, en verano
Blava, border collie, a inicios del verano

Ya se que circulan muchos artículos por Internet sobre el verano y los animales. Pero nunca está de más avisar de los peligros que acechan en esta época. Yo lo enfoco desde el punto de vista de la Naturopatía que solo lo aborda con remedios naturales.

Los peligros del verano para los perros

El veranito que estábamos esperando con tantas ganas trae consigo calor, claro está, pero no solo esto. También hay mucha sequedad en el aire, insectos pesados, alergias… y, aun así, pasamos más tiempo al aire libre.

El calor y los perros

Campaña de prevención golpe de calor
Calor, pocos paseos

Quizás el peligro más evidente es el calor. El calor puede hacer que nuestro perro pierda las reservas de agua de su cuerpo y se deshidrate o que sufra un golpe de calor. Ambas situaciones pueden conducir al perro a un estado crítico o incluso a la muerte. Así que, debemos tener cuidado y reducir los paseos en horas de temperatura elevada y mucha insolación, y evitar salir, o salir lo menos posible, durante las olas de calor.

Por supuesto, en verano no lo dejéis jamás encerrado en un coche, ni siquiera unos minutos, ni con la ventana abierta.

La temperatura exterior aumenta dentro del coche y aumenta con el paso del tiempo. Las alternativas son:

  • dejarlo cómodamente en casa,
  • dejárselo a un amigo que pueda cuidarlo,
  • comprar en tiendas que lo dejen entrar,
  • comer en una terraza exterior, bajo una sombrilla.
No dejes a tu perro en el coche, si siquiera unos minutos, ni siquiera con las ventanas abiertas
Ni con las ventanas abiertas, ni unos minutos. ¡EL PERRO NO SE QUEDA EN EL COCHE!

Parece una tontería decirlo, ¿verdad?, pues cada año se producen muertes de perros por este motivo. Así que si veis un perro encerrado en un coche en verano, llamad al 091, ellos saben qué hacer.

 Tampoco lo dejéis en un pequeño espacio cerrado sin ventilación, ni enjaulado ni atado en una terraza, un balcón, un patio, un huerto o un jardín a pleno sol.

La deshidratación

La deshidratación se produce cuando el perro pierde más líquido del que ingiere.

Hay que prestar especial atención a

  • los cachorros,
  • los perros ancianos,
  • las perras lactantes,
  • las razas de perros toys,

pues tienen mayor riesgo de deshidratarse.

Causas de la deshidratación

Una diarrea fuerte, un ataque de vómitos agudos, un golpe de calor, las enfermedades y la fiebre puede hacer que un perro se deshidrate.

Síntomas de la deshidratación

Los principales síntomas de la deshidratación son:

  • pérdida de elasticidad de la piel,
  • pérdida de apetito,
  • vómitos, a veces también diarrea,
  • fatiga excesiva y letargo,
  • jadeo constante y rápido
  • ojos hundidos, de aspecto seco,
  • trufa seca,
  • encías secas y pegajosas,
  • saliva espesa.

La deshidratación como síntoma

En ocasiones, la deshidratación en los perros es un efecto de algunas enfermedades, por ejemplo, de enfermedad renal, diabetes o de algunos tipos de cáncer. Por eso, os recomiendo que lo llevéis al veterinario para comprobar que se ha recuperado bien, después de una deshidratación y descartar alguna de estas causas.

Consecuencias de la deshidratación

Como ya os he dicho, la deshidratación puede conducir al fallo renal, de otros sistemas o incluso a la muerte.

Perra en una situación de calor extremo
Nela lo pasa mal cuando el calor arrecia, los paseos son cortos durante las horas de más calor en verano.

Qué hacer en caso de deshidratación

Si sospechas que tu perro está deshidratado, invítale a beber agua fresca.

Necesitamos reemplazar sus electrolitos, porque si su cuerpo no recibe suficiente agua, sus células pierden electrolitos y este desequilibrio puede afectar a sus órganos.

Si no bebe cuando se lo propones o crees que está sufriendo un golpe de calor, llévalo corriendo al veterinario.

El golpe de calor en perros

El golpe de calor, o hipertermia, se produce cuando la elevada temperatura del exterior impide que el perro pueda disipar el calor de su cuerpo.

Los más vulnerables al golpe de calor son los perros que están en baja forma y de repente en vacaciones les exigimos grandes esfuerzos en ambientes excesivamente calurosos. Debemos vigilar especialmente si nuestro perro padece obesidad, hipotiroidismo o problemas laríngeos.

Síntomas del golpe de calor

  • jadeo constante y rápido,
  • hiperventilación,
  • aumento del ritmo cardíaco,
  • membranas mucosas secas,
  • encías pálidas,
  • goteo de la lengua,
  • almohadillas mojadas,
  • pupilas dilatadas,
  • temblores

También pueden presentarse vómitos y diarrea.

Cómo la piel de los perros no tiene poros sudoríficos, sudan por la lengua y por las patas. Por esta razón les gotea la lengua y las patas están mojadas.

Qué hacer si creemos que nuestro perro sufre un golpe de calor

Si observamos los síntomas anteriores en nuestro perro tenemos que actuar de inmediato sin perder tiempo.

Ante un golpe de calor debemos actuar rápido y bajar la temperatura corporal del perro.

Lo primero es evidente; lo metemos en un sitio más fresco a la sombra.

No conviene darle con la manguera y agua fría porque sería un contraste demasiado grande. Es mejor ponerle toallas mojadas, sobre todo en la cara (permitiéndole respirar) y las patas. Podemos ayudarnos de una botella de agua y dejar que el chorro de agua le moje la nariz y la boca.

Debemos ofrecerle agua para beber. Si vemos que no se recupera, hay que ir corriendo al veterinario, sobre todo si no bebe solo cuando se lo proponemos. 

Bombo bebiendo agua en el parque
Bombo bebiendo agua en el parque. En verano hay que evitar la deshidratación y vigilar que beban lo suficiente.

Los perros que sufren un golpe de calor grave requieren líquidos, medicamentos, soporte vital y oxígeno.

Los insectos y nuestro perro

Otro peligro que debemos tener muy presente cuando viene el calor son los insectos. Ya os hablé del mosquito flebótomo en otro artículo.

Sobre todo hay que tener cuidado durante las horas del amanecer, cuando sale el sol, y del atardecer, cuando se pone. Al mosquito le gustan las temperaturas de entre 15° y 20° para salir a comer o mejor dicho a beber la sangre de sus víctimas.

Cómo saber si a tu perro le ha picado un insecto

Los síntomas más claros de las picaduras de mosquitos son los picores; el perro se rasca constantemente en los mismos sitios. Si le pica una avispa, lo sabréis enseguida.

Qué hacer contra los insectos

Contra el mosquito la mejor ayuda es la prevención: pipetas, collares y espráis, que ya he recomendado otras veces. Aquí los tenéis:

  • espray antiparasitario de Naturavetal
  • aceite de comino negro de Naturavetal

Lo mismo ocurre con pulgas y garrapatas. Después del paseo hay que repasar la piel del perro. Sobre todo entre los dedos de las patas, las patas en general y detrás de las orejas, que es donde les gusta más instalarse a las garrapatas. Pero hay que observar toda la piel.

Lo de girarla o aplicar aceite no funciona. Con lo primero, lo más seguro es que se quedan enganchadas las patas y, con lo segundo, incluso se pueden meter más gracias al aceite.

Revisad las encías de vuestro perro

Se puede comprar unas pinzas especiales para garrapatas o reservar unas para los perros solamente. Una vez utilizadas, conviene desinfectarlas bien con alcohol y secarlas bien con un papel de cocina.

Para sacarla hay que coger unas pinzas y agarrar la garrapata lo más cerca de la piel posible, con el fin de que salga entera.

Cuidado si comen hierba. Las garrapatas se pueden meter en las encías también.


Las alergias veraniegas de tu perro

En verano surgen más reacciones alérgicas que en otras épocas del año. Si observas erupciones en la piel, problemas de pelo o algún otro síntoma, fíjate en qué le produce la alergia.

Si no está claro a qué es alérgico, hay que ir al veterinario y hacerle un test de alergias para estar seguros que se trata de algo ambiental. Sobre el tema de las alergias voy a escribir un artículo aparte, ¡así que tenéis que estar pendiente del próximo!

Ahora a disfrutar del verano con vuestro mejor amigo y nunca debéis olvidaros de llevaros agua suficiente, para los humanos y para los perros.

verano y perros
A disfrutar del verano, amigos.