Enfermedad inflamatoria intestinal, mejor calidad de vida de tu perro a través de la alimentación

IBD alimentación perros
La calidad de vida de un perro con IBD puede mejorarse con una alimentación adecuada.

La IBD aumenta en perros y gatos

Esta enfermedad se da cada vez más en perros y gatos. Algunas razas tienen más predisposición a padecerla, como se ha visto en el pastor alemán, el basenji, el shar pei, el bóxer, el bulldog francés y el soft-coated wheaten terrier. En los gatos, los más afectados son los siameses.

Yorkshire con enfermedad intestinal IBD
Esta es Nuka, una perrita con IBD

La inflamación crónica intestinal, llamada simplemente IBD (por inflammatory bowel disease en inglés) es degenerativa y no se puede curar. Normalmente afecta al intestino delgado, pero puede bajar al intestino grueso y también puede presentar efectos en regiones del estómago.

Pero, existen formas de aliviar la enfermedad para poder convivir con la IBD y llevar una vida con menos dolor. Más adelante os las explico.

Algunas causas de IBD en perros

Aparte de la predisposición racial, existen otros factores que provocan esta patología, por ejemplo:

Nuka, la perrita que tiene IBD
Aquí en medio está Nuka, la perrita que tiene IBD, con su amigo Nuno, y su amiga Nube.
  • La alteración de la flora bacteriana del intestino.
  • Una mala alimentación.
  • Los parásitos intestinales.
  • Las alergias.
  • Las alteraciones gastrointestinales.
  • Las infecciones bacterianas o virales.
  • La predisposición genética o
  • causas idiopáticas.

Cómo saber si tu perro o tu gato tiene enfermedad inflamatoria intestinal, IBD

Si no estás seguro de si tu mascota tiene esta enfermedad, aquí te apunto algunos síntomas que te pueden indicar que se trata de IBD:

  • Diarreas que no tienen manera de curarse hagas lo que hagas, con diferentes texturas desde blandas hasta líquidas
  • Poco apetito que se alterna con mucho apetito.
  • Vómitos reiterados.
  • Anorexia extrema, debido a la afección del intestino delgado, porque aquí es donde se absorben la mayoría de los nutrientes.
  • Deshidratación.
  • Anemia.
  • Deficiencia de proteínas.
  • Deficiencia de vitaminas y minerales.

¿Cómo se hace el diagnóstico de IBD?

En el examen clínico, el veterinario puede palpar la inflamación de las asas intestinales y los ganglios linfáticos. Se deben descartar todas las demás causas de diarrea (por ejemplo, parásitos, alergias alimentarias, etc.). Esto requiere mucho tiempo y dinero, pero es importante hacerlo. Una ecografía puede mostrar inflamaciones características en la pared intestinal, y una muestra de tejido del área afectada del tracto digestivo proporciona la certeza con un examen microscópico en el laboratorio.

¿Cuál es el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal, IBD?

El tratamiento clásico es la medicación con inmunosupresores. Aunque se puede controlar, la enfermedad es para toda la vida y se suceden ataques agudos que hay que tratar en el momento.

No hace falta que os diga que debéis llevar a vuestro perro al veterinario para el diagnóstico y la medicación.

¿Puedes aliviar la IBD en tu perro de algún modo, además de darle medicación?

Lo importante es darle una alimentación natural de fácil digestión con proteínas de alta calidad y carbohidratos digeribles para no perder peso.

Canis Plus Copos Top-Fit-Mix sueltos
Esta mezcla de copos estimula activamente el tracto intestinal y la actividad metabólica del animal del modo más natural.

Como hay variantes de IBD, hay que adaptar la alimentación a cada caso.

Un ejemplo de mejora del perro con enfermedad inflamatoria intestinal a través de la alimentación

Como nutricionista canina, he tratado el caso de Nuka, una Yorkshire Terrier con linfangiectasia intestinal, una forma de IBD. Era el primer caso de esta variedad de IBD que he conocido. Voy a explicaros, de forma resumida, un proceso que ha durado 3 meses.

Canis plus pollo con aceite de coco
Mezclando el aceite de coco ecológico Canis Extra con el Canis Plus puro pollo

Lo curioso era que tenía una carencia enorme de la proteína albúmina, que es típico en esta forma de IBD. El veterinario le iba a hacer una transfusión para estabilizarla, tan mal la veía. En este momento acudió a mí y le recomendé una alimentación con una única fuente de proteína que además incluía calcio procedente de algas, copos de verduras deshidratadas, sin cereales, y clara de huevo. Luego añadimos aceite de coco.

Canis Plus pollo puro en un menú

En una semana conseguimos subir la albúmina a niveles normales e incluso el veterinario nos dijo que era una recuperación milagrosa. Cuando dejamos el huevo, bajaron los niveles de albúmina otra vez, así que lo añadimos de nuevo. El veterinario quería convencerla que le diera un pienso hipoalergénico; se trataba de un pienso comercial de extrusión cuyo nombre no quiero revelar. Había adelgazado mucho y necesitaba más carbohidratos; así que añadimos un pienso natural prensado en frío de salmón. Sus niveles se han estabilizado y está ganando peso poco a poco.

Nuka en plena forma, detrás de su madre

Estos son los productos que le recomendé a Nuka:

Mi recomendación es que, antes de darle ninguno de estos productos, me llaméis y me consulteis (gratis). Contadme cómo es la enfermedad de vuestro perro, sus características, para que pueda aconsejaros con criterio, pues, como ya os he dicho, no todos los casos son iguales.

Mejorar la calidad de vida de un perro con IBD a través de la alimentación

IBD enfermedad inflamatoria intestinal en perros
IBD en perros

Espero que con lo que os he contado pueda daros un poco de esperanza a todos aquellos que tenéis un perro o un gato con IBD, además quiero que sepáis que es posible convivir con la enfermedad de IBD de una manera más llevadera.

Nunca me cansaré de repetir que la alimentación es muy importante.

A través de una correcta alimentación podemos incidir en el estado de salud de nuestros animales queridos

“Una alimentación de mala calidad puede deteriorar el sistema digestivo de nuestro perro, dañándolo seriamente y en ocasiones de manera irreversible. Debemos cuidar mucho la alimentación de nuestro perro”.

 José A. Ramos en Soyunperro